25 de noviembre de 2014

Cala Ratjada

Itinerario: Cala Ratjada (Cala Moll – Cala Gat) - Faro Capdepera

Comenzamos nuestro itinerario dirigiéndonos en vehículo hacia el noreste de la isla. Para ello debemos llegar hasta Capdepera, y a muy pocos kilómetros encontraremos Cala Ratjada.

Cala Ratjada o Cala Rajada, es en realidad un núcleo turístico perteneciente a Capdepera. Fue un importante puerto donde se asentaron pescadores de éste y otros municipios del interior. A principios del siglo XX, y sobre todo en los años sesenta, tuvo lugar un gran crecimiento urbanístico, a raíz de la actividad turística, con la construcción de hoteles y bloques de apartamentos; Cala Ratjada pasó a ser un lugar de veraneo para locales y destino turístico de extranjeros. Hoy en día su puerto aún mantiene esa actividad pesquera junto a otras de ocio y recreo. Dada la importancia de su puerto y de su oferta turística, hemos querido dedicar un día a conocer esta interesante y bulliciosa localidad abierta al mar.

Recorrido por Cala Rajada (Imagen Google Maps)

Llegamos a Cala Ratjada y en la rotonda de entrada tomamos la primera salida en dirección a Cala Moll, donde aparcamos el vehículo en las inmediaciones. Comenzamos a caminar por la Av. América, junto al mar. Pasamos por Na Ferradura, una antigua dársena donde se construían pequeñas embarcaciones.
Continuamos por la calle Castellet hasta desembocar en el Paseo Colón (siempre junto al mar); encontramos un pequeña plaza ajardinada que dejamos a nuestra izquierda y continuamos por el Paseo Colón, en dirección al puerto.
Dejamos, momentáneamente, el muelle del puerto para tomar la calle d’Elionor Servera a la derecha. Continuando unos 100 metros por esta calle, volvemos al muelle del puerto por una calle peatonal con terrazas de restaurantes y cafeterías hasta que llegamos a la lonja del puerto, junto al muro de contención del espigón del puerto al que se puede subir por unas escaleras.
Donde comienza el muro parte el Paseo de ses Àmfores, que transcurre entre la costa y el palacio y jardines de Can March, en el cual se sitúa la impresionante Torre Cega; torre del S.XV que fue destinada a la vigilancia y defensa de la entrada del puerto de Cala Ratjada.
Al final de este agradable paseo llegamos a Cala Gat, una pequeña cala de arena fina situada en un rincón rodeado de pinos y tamarindos, a la que también se puede acceder en vehículo desde la carretera que sube al faro.

La vuelta la podemos realizar deshaciendo el camino emprendido, con la variación de tomar la calle d’Elionor Servera, donde podemos visitar sus numerosos comercios y restaurantes, para luego tomar, a la izquierda, la calle Nereidas que nos dejará en Cala Moll.

calarajada faro capdepera
Faro Capdepera

Cogemos nuestro vehículo y nos dirigimos hacia el Faro de Capdepera. Para ello tomamos la calle d’Elionor Servera, en dirección al puerto que sin dejarla, y tras una moderada subida, nos conducirá hasta el faro.
El faro se encuentra situado en lo alto de un acantilado a 76 metros de altura s.n.m., en un paraje rocoso junto con zonas de pinar. La construcción consta de una torre de 18 metros de altura; a los pies se encuentra las dependencias destinadas a la vivienda del farero. El acceso al faro no esta permitido.
El diseño fue realizado por Emili Pou, un destacado ingeniero mallorquín que llevó a cabo importantes obras públicas en Baleares. En 1861 el faro de Capdepera fue inaugurado.
Al principio la señal luminosa era producida por una lámpara de aceite alrededor de la cual giraban unas lentes que producían los destellos, posteriormente esta lámpara fue sustituida por otra de vapor de petróleo, y no fue hasta cien años más tarde de su inauguración cuando se electrificó el sistema de alumbrado, pasando a producirse los destellos de forma eléctrica.
Miguel Amengual fue uno de los fareros más conocidos de este faro, no solo por su trayectoria como farero sino también por la creación de piezas musicales, donde el faro era el protagonista, y por la divulgación de la música tradicional en Capdepera.
A poco metros del faro, en dirección norte sobre la montaña, podemos ver entre el pinar la Torre Esbucada, se trata de una torre de defensa del S.XVIII que se encuentra derruida pero perfectamente visible y que podemos visitar dando un pequeño paseo.


En las inmediaciones de Cala Ratjada podemos disfrutar también del baño en la preciosa Cala Agulla, una playa de 500 metros de arena fina y blanca y un enorme pinar detrás. Junto a ella se encuentra Cala Moltó, una pequeña cala de roca, algo menos transitada.