26 de octubre de 2014

Capdepera

Itinerario: Villa de Capdepera – Castillo de Capdepera – Torre de Canyamel

Comenzamos nuestro itinerario dirigiéndonos en vehículo hacia el noreste de la isla. Saliendo desde Palma, tomaremos la autovía de Manacor (Ma-15). Al llegar a las inmediaciones de Manacor seguimos la carretera, de un solo sentido, en dirección Artà-Cala Rajada. Entre estas dos poblaciones se encuentra Capdepera.

El municipio de Capdepera se halla en el extremo más oriental de la isla. Su costa se extiende desde Cala Mesquida, al norte, hasta Canyamel, al sur. En el término, además, podemos encontrar otros núcleos de población como Cala Rajada y Font de sa Cala, entre los más importantes.

La Villa de Capdepera se encuentra en el interior del municipio. Como su vecina Artà, Capdepera es una pequeña y tranquila población donde en su parte antigua se puede sentir el origen medieval cuya máxima expresión la encontramos en el Castell.

Vista de Capdepera (Ajuntament e Iglesia de Bartomeu)

Entramos en Capdepera por el carrer de Ciutat. Continuando calle arriba, pasamos la iglesia parroquial y a la derecha encontramos un aparcamiento donde dejaremos el vehículo para continuar a pie. Volvemos un poco hacia atrás y visitamos la iglesia parroquial de Sant Bartomeu, edificio construido en el S.XIX, de planta rectangular con capillas laterales y una única nave cubierta por una bóveda en cuya parte trasera se encuentra el campanario. Frente a la iglesia, está el edificio de Can Creu d’Inca, casal del S.XIX utilizado como sala municipal de exposiciones. Volvemos de nuevo sobre nuestros pasos y tomamos a la izquierda el carrer Major. Pocos metros adelante nos encontramos con la Plaça des Sitjar, donde se encuentra el Ajuntament, ubicado en un edificio de principios del S.XIX, llama la atención su cornisa de madera. Continuamos por el carrer Major y después de un par de revueltas llegamos a la Plaça Vella. En la bifurcación de calles tomamos la que sube por la izquierda, el carrer del Castell, la cual nos llevará, como su propio nombre indica, hasta las puertas del Castillo.

El Castillo de Capdepera es el origen de esta población. El rey Jaime II mando construir un recinto amurallado para proteger a los campesinos de los alrededores de las incursiones piratas. A medida que estos ataques eran más habituales las casas dentro del castillo fue creciendo hasta que, a partir del siglo XVII extinguido este peligro, la población fue abandonando la fortificación para instalarse a los pies del mismo.

El castillo se encuentra en lo alto de una colina, desde donde se divisa gran parte del territorio y el canal que separa Mallorca de Menorca. A él se accede a través de un pequeño portal, éste es un acceso secundario pues la puerta principal, la del Rey Jaime II, se encuentra en una zona de difícil acceso. La muralla, que en planta describe una especie de triángulo, discurre en torno a una torre de vigilancia de origen musulmán, la torre de Miquel Nunis; si nos fijamos ésta presenta una planta cuadrada con la parte superior cilíndrica, esto es debido a una reforma que se realizó para instalar un molino harinero en la torre. Además de esta torre, a lo largo de la muralla encontramos cuatro pequeñas torres más que fueron incorporadas después de la construcción de la muralla. Nada más cruzar el Portalet, observamos a ambos lados del recorrido restos de las casas de aquellos antiguos moradores.

Subiendo llegamos hasta el centro del recinto donde encontramos la Casa del Gobernador, construida en el S. XVIII, es el edificio más grande y fue residencia del mando encargado de la defensa de la zona. Un poco más arriba encontramos la iglesia de estilo gótico. Corresponde al S.XIV el primer tramo de la nave y la primera capilla lateral, a lo largo de los siglos XVI y XVIII fueron realizadas varias ampliaciones. En su interior se conserva, además de una imagen de la Virgen de la Esperanza, una talla gótica en madera de naranjo del Cristo Crucificado.

El Portalet (Entrada Castillo Capdepera)
Abandonamos el castillo y en la Plaça Vella tomamos el carrer Alt hasta el final, donde giramos a la derecha. Bajando por esta calle desembocamos en la Plaça l’Orient, un tranquilo lugar donde podemos realizar un descanso y tomar un refresco en alguna de sus terrazas.

Salimos de Capdepera y nos dirigimos hacia Artà (por donde hemos venido). Antes de entrar en ésta población tomamos, en la rotonda,  la salida a Son Servera-Canyamel. A pocos kilómetros, junto a la carretera a la izquierda, nos paramos a visitar la Torre de Canyamel. Se trata de una torre de vigilancia de origen musulmán; de planta cuadrada llama la atención su gran envergadura y altura.

Otras visitas que podemos realizar por el municipio son a Cala Mesquida, núcleo turístico donde se encuentra la playa del mismo nombre con un importante sistema dunar de una gran belleza. Font de sa Cala y Canyamel, como núcleos turísticos con sendas playas. Cala Agulla, una impresionante playa de arena blanca y agua turquesa; y el poblado talayótico de Es Claper des Gegants.