26 de marzo de 2013

Castillo de Bellver


El Castell de Bellver (Bellver significa bella vista) se encuentra situado en lo alto de una colina cubierta por un extenso pinar, tres kilómetros al oeste del centro de la ciudad de Palma y a 113m. de altura sobre el nivel de mar.

Su peculiaridad radica en su planta de forma circular, único en España. A ella se adosan tres torres semicirculares distribuidas de forma regular señalando los puntos cardinales, unas pequeñas atalayas y una cuarta torre Mayor o del Homenaje, separada unos siete metros del cuerpo del castillo conectada mediante un puente elevado que parte de la cubierta. La construcción, dispuesta alrededor de un patio central, presenta dos niveles: la planta baja con arcos de medio punto y techos planos de estilo románico, y la superior con arcos apuntados y cubierta con bóveda de crucería de estilo gótico. En el centro del que fue patio de armas se sitúa un aljibe. El conjunto se encuentra rodeado por un foso defensivo exterior. Posteriormente, en el siglo XVI, esta zona exterior se refuerza para acoger la nueva artillería, se construye el paseo de ronda y el segundo foso. Originalmente el castillo de Bellver tuvo almenaras en la totalidad de su perímetro, un elemento defensivo básico en la época medieval y que desgraciadamente han desaparecido en su totalidad.


Una vez conquistada Mallorca por los cristianos en 1229, Jaime I decidió defender esta parte de la ciudad de Palma, construyendo un castillo que permitiría vigilar toda la bahía, todos los puntos de la ciudad y la zona oeste por donde la ciudad era más débil y se había producido el desembarco de las tropas cristianas. Su construcción no se inicia hasta el año 1300 por orden de Jaime II, rey de Mallorca, acabando los trabajos nueve años después.

El castillo fue concebido como residencia real a finales del s. XIV. En 1717 se convierte en prisión militar, uno de sus presos más importante fue Gaspar Melchor de Jovellanos, ministro de Gracia y Justicia bajo el reinado de Carlos IV y uno de los representantes más destacados de la ilustración en España, al cual el edificio dedica una de sus salas. El castillo fue también prisión de numerosos soldados y oficiales franceses vencidos en la Batalla de Bailén. En 1821 el castillo fue temporalmente convertido en fábrica de moneda. El Castillo de Bellver se usó como prisión política durante los primeros meses de la Guerra Civil Española, donde fueron encarcelados cerca de 800 republicanos.

El edificio y el bosque fueron cedidos por el Estado al Excmo. Ayuntamiento de Palma en 1931, que lo convirtió en sede del Museo de Historia de la Ciudad de Palma y de la colección de escultura clásica del cardenal Despuig. Al mismo tiempo, en él se desarrollan numerosas actividades culturales y lúdicas organizadas por el Ayuntamiento de Palma.


Horarios del castillo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es importante, escríbelo aquí. Gracias...