14 de abril de 2013

Catedral de Palma


La Catedral de Palma popularmente se la conoce como La Seu, que es el nombre que reciben las catedrales en la Corona de Aragón. Está situada a orillas de la Bahía de Palma, elevada sobre el nivel del mar y tras la antigua muralla romana que rodeaba la ciudad.
La Seu es la segunda catedral (después de Beauvais en Francia) de mayor altura de la nave central entre las de estilo gótico europeas. Su rosetón es el de mayor superficie acristalada del mundo gótico y posee la peculiaridad de estar situado sobre el altar central en la cabecera, y no a los pies como era habitual.

Tras la conquista de la isla por los cristianos, Jaime I El Conquistador, decidió levantar un templo dedicado a Santa María sobre la antigua mezquita de Medina Mayurca. Su construcción no se inició hasta el año 1300 durante el reinado de su hijo Jaime II de Mallorca. Fueron varios arquitectos y numerosos artistas los que trabajaron en su construcción a lo largo de tres siglos. La obras se dieron por finalizadas en el año 1601 aunque posteriormente se siguió con numerosas remodelaciones. Una de las más criticadas fue la realizada por Antonio Gaudí, ya en el año 1904. En 1931 el edificio fue declarado Monumento Histórico-artístico. Recientemente, en uno de los ábsides laterales, se ha instalado un gran mural cerámico, obra del Miquel Barceló.

La Seu es de estilo gótico levantino y fue construida con sillares de marès extraídas de diversas partes de la isla. De planta rectangular, tiene tres capillas paralelas en la cabecera y capillas laterales entre los contrafuertes. En la altísima nave central está ubicada la capilla de la Trinidad, donde descansan los restos de los reyes Jaime II y Jaime III.
Los catorce pilares octogonales soportan los arcos ojivales y la cubierta que se soluciona con bóvedas de crucería. Estos pilares pueden ser considerados como una auténtica maravilla arquitectónica desde el punto de vista de la ingeniería por sus reducidas dimensiones para la altura que poseen, ofreciendo un amplio espacio interior. Gracias a la diferencia de altura entre la nave central y las laterales unas altas cristaleras verticales permiten la entrada de luz al interior del templo junto al majestuoso rosetón en el que podemos observar inscrita una estrella de David.

Exteriormente podemos observar los robustos contrafuertes desde donde parte una doble arcada de arbotantes, sostenidos por los altísimos pilares. De la fachada destacan la puerta Mayor y la puerta del Mirador, que tiene especial interés por su ornamentación con motivos geométricos y vegetales, mientras que la puerta Mayor está apoyada sobre cuatro majestuosas columnas.
Además, la Catedral de Palma tiene un torre con 9 campanas, una de ellas de dos metros de diámetro.

Dos veces al año, el 2 de febrero y el 11 de noviembre, (si no hay nubosidad y alrededor de las ocho de la mañana) podremos apreciar los maravillosos juegos de luces que se producen en el interior de la fachada principal. La luz del sol penetran por el rosetón mayor dibujando dos rosetones, uno de cristal de la fachada principal y otro proyectado por los rayos del sol.

Por su situación cercana al mar, por su amplitud interior y por su bella iluminación natural, la Catedral de Palma es considerada una de las iglesias más bellas del mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es importante, escríbelo aquí. Gracias...