19 de mayo de 2013

Formentor



Itinerario: Cala Sant Vicenç - Mirador d'es Colomer – Atalaya d’ Albercutx - Playa de Formentor – Faro de Formentor.


Tiempo: 1 día completo (hasta la puesta del sol)
Consejo: Evitar acudir a la playa Formentor en temporada alta y en las horas del mediodía debido al alto nivel de ocupación de la playa (masificación). Atención a las personas que se marean en las carreteras con curvas, deberán tomar sus precauciones. Llevar agua.
Muchas personas visitan el Cabo Formentor en unas pocas horas, es el turismo "de paso". Esta excursión está enfocada al disfrute y la contemplación de un entorno natural sin igual, sin prisas.

Para comenzar nuestro itinerario debemos dirigirnos en vehículo hacia el norte de la isla. Para ello tomaremos, desde Palma, la autovía de Inca que en su tramo final se convierte en una carretera de doble sentido que nos llevará hasta la población de Pollença. Sin entrar a la población tomamos la carretera PM-220 dirección al Port de Pollença, donde a pocos kilómetros del pueblo hay un desvío a la izquierda, señalizado, a "Cala Sant Vicenç".

Cala Sant Vicenç es una urbanización turística donde existen cuatro pequeñas calas de arena blanca y roca a los pies de varios hoteles y restaurantes. Las calas son bonitas pero el entorno se antoja abigarrado. Aquí podemos realizar un almuerzo-comida bien de pic-nic (existe zona para ello) o en uno de sus restaurantes. Otra opción es salir del lugar y dirigirnos al puerto de Pollença donde también existen numerosos bares y restaurantes.

Saliendo del complejo y continuando por la carretera al puerto llegamos a las inmediaciones del Port de Pollença. Tomamos el cinturón que rodea a la pequeña población, por donde cruzaremos numerosas rotondas siempre en dirección al “Cap de Formentor”. Tras la última rotonda comienza una sinuosa subida que nos adentra en el paraje.

El Cap de Formentor o Cabo Formentor es una estrecha península, en el extremo septentrional de Mallorca, recorrida por una carretera que conduce hasta el faro. Es uno de los lugares más visitados y emblemáticos de Mallorca, gracias a la belleza de un paisaje que conjuga el mar con la montaña y donde podemos encontrar calas de aguas cristalinas, un frondoso bosque mediterráneo y vertiginosos acantilados que emergen del mar azul.

formentor mirador colomer
Mirador d'es Colomer
Siguiendo la carretera, antes de llegar a la playa, hay dos lugares desde los cuales se pueden contemplar espléndidas vistas. Uno de ellos es el Mirador d’es Colomer, con el islote del mismo nombre al fondo, una de las panorámicas más fotografiadas de Mallorca. El otro lugar es la Talaia d’Albercutx, una atalaya que formaba parte del sistema de defensa de Mallorca en el siglo XVI; situada sobre una cima de 390 metros por encima del nivel del mar y que llegamos tomando una carretera que parte desde el aparcamiento del mirador.


Continuando carretera adelante llegamos a la Playa de Formentor o Cala Pi de la Posada donde se encuentra el exclusivo Hotel de Formentor. El aparcamiento está prohibido en las inmediaciones de la playa y en el camino de acceso al hotel, por lo que debemos dejar nuestro vehículo en el parking habilitado y que en temporada alta es pagando. Todo ello está bastante bien señalizado.

La playa o Cala de Formentor es una playa resguardada y dividida por un muelle utilizado por las embarcaciones de recreo. Cubre un área de aproximadamente 900 m. de largo, con arena blanca y fina. Delante de la playa se encuentra el islote de Formentor, y en la parte de atrás, muy cerca del agua, hay un extenso pinar que le da un cierto aire caribeño. La playa cuenta con servicios como hamacas, bar, duchas y aseos, etc. En sus aguas transparentes podréis disfrutar de un cálido baño tal vez acompañados de alguna que otra gaviota confiada.

El Hotel Formentor fue construido en 1928 por el adinerado argentino Adan Diehl, quien compró las tierras de Formentor y seguidamente inició la construcción de una lujosa residencia, que se convirtió años más tarde en el exclusivo hotel que es ahora. Gracias a la excelente seguridad que ofrece el entorno geográfico, este hotel se ha convertido en los últimos años en lugar de encuentro de dirigentes políticos de todo el mundo.

Dejamos la playa para dirigirnos, carretera adelante de nuevo, al faro. La carretera transcurre al principio por una zona boscosa pero pronto la vegetación cambia y el paisaje se vuelve mas abrupto, señal de la fuerza con que soplan los vientos en esta zona. El recorrido al faro se puede realizar caminando por una senda que parte desde la playa. A mitad de camino, más o menos, se encuentra Cala Figuera. Debemos dejar el vehículo en una pequeña explanada donde existe un cartel de madera que la señaliza y bajar por un sendero que tras 15 minutos nos deja en esta maravillosa cala de un azul intenso. Siguiendo, tras unos minutos por una carretera llena de curvas, no demasiado ancha y con acantilados de vértigo, llegamos al faro donde el aparcamiento puede ser complicado en temporada alta.

El Far de Formentor es uno de los faros más emblemáticos de la isla. Situado en lo alto de un acantilado de 200 m. de altura sobre el nivel del mar, desde él, en los días claros, se puede llegar a divisar la isla de Menorca y es punto de referencia para la ruta marítima del noreste-norte.

Su diseño fue realizado por el ingeniero Emilio Pou quien fue además promotor y director de las obras. Sin posibilidad de comunicación, las obras comenzaron en 1857 con la construcción de un camino de 17 Km. de longitud desde Cala Murta. Dos años, una dispensa del Obispo para trabajar los domingos y algo más de un millón de reales costaría el realizarlo. Incluso se dispuso un altar para la misa de los festivos y así poder trabajar.

En 1860 se aprueba el proyecto. 200 hombres y dos años y medio hicieron falta para construir el faro. La piedra, procedente de las canteras de Sa Pobla, era llevada hasta un almacén en l'Alcudia, a 35 km. de distancia. Desde allí, eran transportadas en barca, cuando las condiciones del mar lo permitían, hasta las cercanías del acantilado. Desde este lugar se elevaban a 159 m. con un cabestrante movido por 40 hombres.

Se enciende el faro en 1863, equipado con una lámpara de aceite de oliva, posteriormente adaptada para petróleo y sustituida en 1911 por otra de incandescencia de vapor de petróleo. La electrificación no llegó hasta el año 1962. Separado por 30 km. de camino de cabras desde Pollença, los suministros se hacían por barca cuando el tiempo lo permitía. En 1951, finalmente, se inauguró la carretera de "El Pi de la Posada" o "Cala Gentil" conectando el faro con el mundo civilizado.

Hoy en día el faro cuenta con un bar, un pequeño aparcamiento y unos miradores con magnificas vistas, desde donde podréis disfrutar de una magnífica puesta del sol acompañada por el susurro del mar rompiendo a los pies del acantilado y el graznido de las gaviotas en el cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es importante, escríbelo aquí. Gracias...