19 de junio de 2013

Manacor

Itinerario: centro antiguo de la ciudad – Torre dels Enagistes (Museo Manacor)

Comenzamos nuestra excursión, desde Palma, tomando la carretera a Manacor (Ma-15), que es continuación de la calle Manacor en la capital. Esta carretera es una vía de doble sentido (no autovía) que llega hasta Manacor sin pérdida.

Antes de llegar a Manacor, en la población de Algaida a unos 20 Km. de Palma, podemos visitar una conocida vidriería, donde conoceremos una de las artesanías más apreciadas de la isla, la confección de objetos de vidrio mediante la técnica, totalmente manual, del soplado.

Manacor es una de las ciudades más importantes de Mallorca y capital de la Comarca del Llevant. Conocida por sus fábricas de perlas artificiales y la confección de muebles, actúa como centro comercial e industrial de las localidades de los alrededores.

Restos encontrados en los alrededores de la iglesia parroquial sitúan el origen de la ciudad de Manacor anterior a la dominación islámica. Ya en el año 1300, Jaime II concede el estatuto de villa a la ciudad cuya parroquia data de 60 años antes.

Entre sus edificios más importantes podemos encontrar el Convento de Sant Vicenç Ferrer, fundado durante el S.XVI por la Orden de los Predicadores, cuenta con una iglesia y un claustro declarados Monumento Nacional. La iglesia parroquial de la Mare de Déu dels Dolors, edificio de estilo neogótico, con su fachada inacabada, de impresionantes dimensiones y que se puede ver desde las afueras de la ciudad sobresaliendo por encima del resto de edificaciones. También destacan los edificios urbanos civiles como el antiguo palacio de los reyes de Mallorca, al lado de la iglesia y la Torre de ses Puntes, antigua casa rural. En el barrio de Fartàritx, fuera del centro hacia el sur, están los restos del que fue el mayor molinar de Mallorca.

La Torre dels Enagistes, antigua casa de campo fortificada que actualmente acoge al Museo de Manacor, situado a un kilómetro de la ciudad dirección a Calas de Mallorca.

El siglo XIX trajo la industrialización a la ciudad con la aparición de molinos de viento, las fábricas de muebles, licores y vinos, y alfarerías, culminada con la inauguración de la línea de ferrocarril Inca-Manacor y el inicio de la construcción de la actual iglesia parroquial. A principios del siglo XX se creó la primera fábrica de perlas artificiales. La actual fisonomía de la ciudad es el resultado de la suma del auge del turismo de los años 60 y la expansión urbanística de los años 90.

Manacor, posiblemente, no encandilará al turista ávido de conocer bellas poblaciones de origen rural, pero pasear por el barrio de Fàrtaritx y los alrededores de la iglesia parroquial te proporcionará la sensación de estar en una “gran ciudad” sin perder la esencia de la Mallorca más tradicional.

FUENTES: http://www.visitmanacor.com/

Actualizado 23-12-2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es importante, escríbelo aquí. Gracias...