12 de julio de 2013

Santuario de Lluc



El Santuario de Lluc o Santuario de Santa María de Lluc, es uno de los centros espirituales más importantes de la isla de Mallorca. Todos los años miles de personas peregrinan a este lugar para venerar la imagen de su patrona, la Virgen de Lluc, en lo que se hace llamar “Marcha des Güel al Lluc a peu”. Una marcha nocturna que parte desde Palma y que recorre cerca de 50 Km. hasta llegar al Lluc.
El santuario se encuentra situado en el término de Escorca, en un valle en el corazón de la Serra de Tramuntana, a unos 500 metros de altura sobre el nivel del mar, rodeado de un frondoso bosque de encinas y pinos a los pies de dos montañas de más de mil metros de altura: el Puig de Massanella y el Puig Tomir, en unos de los enclaves más privilegiados de la Serra.
Cuenta la leyenda que tras la conquista de la isla un matrimonio árabe tuvo que entregar sus tierras a los nuevos señores. Para sobrevivir tuvieron que convertirse al cristianismo y bautizar asimismo a sus hijos. Uno de ellos, el pequeño Lluc (Lucas), era el encargado de pastorear el rebaño de cabras y ovejas en la montaña. Un día Lluc encontró, medio enterrada, una pequeña figura de la Virgen María con la piel oscura. El joven llevó la imagen al párroco de la iglesia de Sant Pere d'Escorca, por entonces la sede parroquial, quien la destinó a un lugar de honor en el templo. Al día siguiente, cuando los habitantes de la comarca se acercaron para venerar a su virgen, ésta había desaparecido y fue encontrada de nuevo cerca del lugar donde se halló por primera vez. Este hecho, que sucedió dos veces más, hizo pensar al párroco que la virgen quería estar en el lugar donde la encontraron y fue allí donde construyeron una capilla.
Los orígenes del actual santuario se encuentran pues en la capilla del siglo XIII dedicada a la Virgen. Debido al gran número de peregrinos que subían a Lluc para venerar la imagen, en el siglo XIV se construyó una primera hospedería y en el siglo XV se creó un colegio de presbíteros que vivían en comunidad bajo la presidencia de un prior. En esta misma época, el santuario pasó a ser parroquia de Escorca, en sustitución de la iglesia de Sant Pere. Posteriormente, en el siglo XVI, se construyeron la plaza dels Pelegrins y las celdas conocidas como els Porxets para poder dar alojamiento gratuito a los peregrinos. Durante los últimos cien años, el santuario se ha ido adaptando a los nuevos tiempos y se han edificado nuevas dependencias para ampliar la hospedería y los espacios dedicados a la comunidad y la escolanía. Por otro lado, se han acondicionado zonas para la acampada y se ha construido un espacio cubierto para poder acoger las concentraciones de peregrinos. Además se han abierto varios restaurantes, cafetería y diversas tiendas.
Desde la antigüedad, Lluc ha sido un espacio dedicado al culto religioso, siendo el principal exponente de este hecho el yacimiento prehistórico de Ses Cometes dels Morts (s. IV a.C), cueva situada cerca del santuario con restos humanos que todavía se pueden contemplar en el museo. Los pobladores romanos consagraron el bosque de encinas al culto de una divinidad, denominando el lugar Lucus, palabra latina que significa bosque sagrado. Posteriormente, los musulmanes que dominaron la isla respetaron el nombre en la forma de Al-luc. En 1232, tras la derrota de los musulmanes, el Rey Jaime I, en agradecimiento por su participación en la conquista, repartió las tierras de la alquería del Luc a la Orden del Temple; tras la disolución de esta orden paso a manos de la Orden de Malta. Desde finales del siglo XIX, la congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones es la comunidad religiosa encargada de gestionar el santuario.
La Iglesia donde se encuentra la imagen de la Virgen de Lluc fue construida en el siglo XVII. De estilo renacentista, presenta una planta de cruz latina, una sola nave con tres capillas a cada lado, una bóveda y una cúpula en el centro del crucero. En su altar mayor se encuentra el retablo obra del Maestro Jaume Blanquer y en el centro la imagen de la Virgen en un nicho rotatorio que la hace girar hacia una sala posterior donde la visitan los peregrinos. A principios del siglo XX se reconstruyó la fachada principal y se completó la decoración barroca de toda la iglesia, siguiendo las instrucciones del arquitecto catalán Antoni Gaudí. En el año 1707 el rey Carlos III de Austria le concedió el título de Capilla Real y en el año 1962 el papa Juan XXIII la declaró Basílica menor.
La Virgen de Lluc, patrona de Mallorca, se la conoce popularmente como “La Moreneta”, al igual que la Virgen de Montserrat en Barcelona y la Virgen de Candelaria en Tenerife, su imagen presenta un rostro oscuro, de donde proviene su apodo.
Uno de los principales atractivos del Santuario es su Escolanía, conocida popularmente como els Blauets (los azulitos) por el color azul de la sotana que visten durante las celebraciones. Creada en el siglo XVI con seis niños, en la actualidad cuenta con cuarenta niños y niñas que cantan la salve en público diariamente, mañana y tarde, frente a la imagen de la Virgen. También cantan en celebraciones especiales como la Semana Santa o la Noche del Gallo de Navidad, donde uno de los blauets interpreta el Canto de la Sibil·la. Este canto (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) profetiza el fin del mundo y constituye una gran ceremonia.
El Museo, que se encuentra en la primera y segunda planta del cuerpo principal del Santuario, se inauguró en 1952 con una sección de arqueología y diversas aportaciones de sus devotos. En la actualidad el museo cuenta con 8 salas en las que podemos encontrar, además de piezas de arqueología, indumentaria popular, mobiliario y joyería tradicional, cerámica, imaginería sacra, pinacoteca con obras del siglo XVII hasta principios del siglo XX, obras contemporáneas del pintor Josep Coll Bardolet, y artesanía textil mallorquina, con objetos y maquinaria de la empresa familiar Bujosa Rosselló.
En el año 1956 se creó el Jardín Botánico como lugar de descanso para los religiosos. Posteriormente, en los años 80, se abrió al público como respuesta al  gran número de visitantes que recibía. Actualmente cuenta con 200 variedades de plantas silvestres autóctonas, además de una área dedicada a las plantas aromáticas, medicinales y una muestra de árboles frutales de Mallorca.
El Monte del Rosario es el lugar donde la tradición sitúa el hallazgo de la Santa Figura. A él se sube por una senda empedrada que parte desde la Plaça des Lledoner. Durante la ascensión (aproximadamente 30 minutos) se pueden observar los cinco monumentos que representan los misterios del Rosario y un pequeño cementerio. La cumbre está coronada por una pequeña explanada desde donde se puede disfrutar de una magnífica panorámica del valle y el Santuario.
La ruta del Camí Vell de Lluc es una de las rutas de senderismo clásicas. Comienza a la salida del pueblo de Caimari llevándonos por caminos bien señalizados hasta el Santuario de Lluc a lo largo de unos 6 km.

Fuentes:
http://www.mallorcaweb.com/reportajes/monasterios-y-santuarios/santuario-de-lluc/
http://www.lluc.net/
http://es.wikipedia.org/wiki/Monasterio_de_Lluc

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es importante, escríbelo aquí. Gracias...