4 de noviembre de 2013

Palacio Real de la Almudaina


El Palau Reial de l’Almudaina se encuentra situado frente a la Catedral de Palma, elevado sobre la antigua muralla de la ciudad. Almudaina, que significa en árabe recinto amurallado, fue construido sobre un antiguo castro romano en el siglo X, cuando Mallorca se encontraba bajo el dominio musulmán. En el Alcázar se estableció la residencia de los “walies” o gobernadores de la isla quienes enriquecieron el recinto con numerosas obras de arte.
Tras la conquista de Mallorca, por Jaime I en el siglo XIII, la fortaleza pasa a manos cristianas iniciándose el periodo del Reino de Mallorca y estableciendo la Sede de la Corona en la Almudaina. Jaime II mandó transformar el alcázar almorávide en Palacio Cristiano, se amplió y adaptó según el estilo gótico imperante en la época, aunque se conservó la estructura fundamental del alcázar musulmán.
Con la anexión del Reino de Mallorca a la Corona de Aragón en tiempos de Pedro IV, el Palacio de la Almudaina pasó a ser residencia de Gobernadores, Virreyes y Capitanes Generales de la época.


En la actualidad la Almudaina, además de acoger un museo, es la residencia oficial de la Familia Real Española para ceremonias y recepciones de estado. Este Palacio Real está gestionado por el organismo público Patrimonio Nacional quien ha llevado a cabo importantes reformas hasta configurar la forma y decoración actual.
El edificio, de planta rectangular, lo componen una Torre del Homenaje rectangular donde se encontraba el Palacio del Rey, el Palacio de la Reina, una gran sala denominada el Tinell, la capilla de Santa Ana, de estilo gótico, y la capilla de San Jaime, el Patio del Rey al sur, el Patio de la Reina al norte y el Arco del Mar. En el encuentro entre los Palacios del Rey y de la Reina se encuentran los baños árabes.
En su interior podemos encontrar una recreación de la decoración de diferentes épocas así como cuadros y tapices. Desde su terraza podemos observar unas magníficas vistas hacia el Parque de la Mar y el Paseo Marítimo, y en sus patios disfrutar de sus fuentes y jardines.
El Palacio de la Almudaina es un monumento arquitectónico que ha recogido el paso de las diferentes culturas desde el siglo X hasta nuestra época y uno de los pocos restos que quedan del paso musulmán por la isla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es importante, escríbelo aquí. Gracias...