14 de febrero de 2014

Parque Natural de s'Albufera de Mallorca (Alcúdia II)

La Albufera de Mallorca es la zona húmeda más importante de la isla. Se trata de una antigua laguna en la que durante muchos siglos se han ido depositando sedimentos hasta convertirse en una llanura inundable. Es el paraje natural con la mayor biodiversidad de toda Baleares y el primer espacio natural protegido que se creó en las islas con la declaración de Parque Natural en 1988.

S’Albufera, como se la conoce aquí, está situada al noreste de la isla, dentro de los términos de Muro y Sa Pobla, y colindante con el término de Alcúdia. Se encuentra muy próxima al litoral y separada del mar por una franja de dunas y una carretera que son atravesadas por el Gran Canal cuya desembocadura se produce en S’Oberta.

Si llegamos hasta Alcúdia, tomamos la carretera dirección a Artà y tras unos kilómetros, junto a la carretera, encontraremos el aparcamiento. El acceso al Parque se realiza junto al llamado Pont dels Anglesos y sólo se puede hacer a pie o en bicicleta. La visita es gratuita pero debemos pedir un permiso en el Centro de Recepción donde además nos informarán de las normas, itinerarios, etc.

El Parque Natural da protección a unas 1.700 hectáreas de marismas y dunas. El agua es la base de la riqueza ecológica de s’Albufera. Estas aguas provienen de la Tramuntana, que en la época de lluvias a través de los diferentes torrentes y fuentes, vierte sus aguas en la zona. Durante el verano se produce una importante evaporación y una pequeña entrada de agua del mar hace que éstas se vuelvan más salobres, sobre todo en la zona más cercana a la costa. Este humedal lo conforman un conjunto de canales, dunas, marismas inundadas y pequeñas lagunas o llissers donde vive una gran variedad de especies animales y vegetales.

En cuanto a la flora, la especie vegetal más importante que podemos encontrar en el Parque es el carrizo, que junto a la masiega y la espadaña son las que se concentran en los terrenos inundados. Los juncos y la salicornia se encuentran en las zonas más salobres. Flores como la orquídea palustre, de intenso color violeta. Entre los árboles más notorios cabe mencionar el álamo blanco, el olmo y el tamarindo.

La variedad de fauna es muy variada y extensa. Tal vez el animal más típico de estos humedales sea la anguila, es el protagonista de platos típicos que podemos degustar en las localidades de Muro o Sa Pobla. Entre los anfibios encontramos la rana, la culebra de agua y el galápago leproso. Entre los mamíferos abundan los roedores y los murciélagos.

Las aves son el grupo más importante de la fauna, más de 270 especies: el águila pescadora, el halcón Eleonor, garza imperial, cigüeñuela, grullas, moritos, espátulas, cercetas… Existe una guía de especies del Parque para los amantes a observar estos animales que sin duda ayudará a su identificación.

En s’Albufera no sólo la naturaleza ha hecho camino. En la historia de este humedal la presencia del hombre ha determinado su paisaje. En el siglo XIX la explotación industrial y agrícola fomentó la desecación de las zonas inundadas; canales, puentes y compuertas son el ejemplo de esta intervención humana. Ya en el siglo XX una empresa papelera se instaló dentro de la zona utilizando el carrizo y la masiega como materia prima, los restos de esta fábrica son utilizados actualmente como edificios administrativos y centro de visitantes del Parque. Otro elemento importante en el paisaje de s’Albufera es la central térmica d’es Murterar. El empeño por convertir este paraje natural en terreno industrialmente productivo fue en vano y años más tarde los terrenos fueron abandonados y posteriormente comprados por el Gobierno Balear con la intención de protegerlos. 

Además de la observación de animales y plantas o la práctica de la fotografía de naturaleza, dentro del Parque Natural podemos practicar senderismo o montar en bicicleta por algunas de sus rutas marcadas. Los itinerarios que podemos realizar a pie o en bicicleta dentro del Parque son 4, cada uno de diferentes distancias:

Itinerario de Sa Roca (760m, ida): Can Bateman (Centro de interpretación) - Es Ras (Observatorio de aves) - Colina de Sa Roca - Observatorio del Gran Canal.
Itinerario des Cibollar (725m, ida): Can Bateman (Centro de interpretación) - Gran Canal - Puente de Sa Roca - bosque de ribera - Es Cibollar (Observatorios de aves)
Itinerario des Colombars (1.3Km, ida): Can Bateman (Centro de interpretación) - Canal des Sol - Gran Canal - plataforma des Cibollar (plataforma de observación) - Es Colombars (observatorio).
Camí d’enmig - Ses Puntes (23km, recorrido circular para realizar en bicicleta): Camí d’enmig - Punta Es Vent (torre observación) - puentes de hierro - Camino Es Polls -  laguna de s’Amarador - camino de En Pep - Ses Puntes.

Todo este magnífico espacio natural ha sido reconocido por la Comunidad Europea como ZEPA (Zona de Especial Protección para Aves), en relación a la conservación de las aves silvestres. Además de estar inscrito en la Convención de Ramsar, en la que los gobiernos firmantes se comprometen a la conservación y a hacer un uso racional de los humedales y sus recursos.


Fuentes:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es importante, escríbelo aquí. Gracias...