27 de mayo de 2014

Banyalbufar

Itinerario: Mirador des Grau - Estellencs – Mirador de Ses Ànimes - Banyalbufar

Tiempo: 1 día.
Consejo: Itinerario que se realiza en vehículo por carretera de montaña con muchas curvas, subidas y bajadas.

Para realizar esta excursión debemos llegar hasta Andratx. Para ello tomamos, desde Palma, la autovía de Poniente (Ma-1) en dirección Andratx-Peguera. En aproximadamente media hora llegaremos a  Andratx. Cruzamos esta población y tomamos la carretera a Estellencs (Ma-10).

La Ma-10 (antigua C-710) es la carretera que recorre longitudinalmente toda la Serra Tramuntana de norte a sur. El tramo que va de Andratx a Banyalbufar recorre la parte sudoeste de la Sierra y transcurre por uno de los parajes más bellos de la isla atravesando frondosos bosques que sólo se abren para mostrar espectaculares vistas al Mediterráneo. El itinerario es bello pero también complicado por las curvas y pendientes de la carretera, vale la pena tomárselo con tranquilidad y disfrutar del paisaje.

Desde Andratx, en aproximadamente 13 kilómetros encontraremos, a nuestra izquierda, un apartadero con un restaurante, unos metros más adelante veremos unas escaleras que suben a lo alto de un túnel encima del cual se encuentra el Mirador des Grau. Un emplazamiento desde donde podremos disfrutar de magníficas vistas del litoral.
Siguiendo nuestro recorrido, en pocos minutos, llegaremos a la pequeña población de Estellencs.

Estellencs es un tranquilo pueblo de apenas 400 habitantes (algo más en verano) situado en una escarpada ladera a los pies del Puig Galatzó y orientado hacia el mar de poniente.
Estellencs está fuera del circuito turístico pero podemos encontrar pequeños hoteles con encanto y restaurantes donde degustar los platos típicos mallorquines. Pasear por sus tranquilas calles, visitando la iglesia o el lavadero, es una de las actividades más placenteras que podemos realizar en esta localidad.
En las afueras, a poco más de un kilómetro, se encuentra la Cala Estellencs. Se trata de una playa a los pies de acantilados de roca arcillosa, su suelo es de cantos rodados y grava, posee muy poca anchura y podemos observar los típicos escars o garajes para embarcaciones de pescadores. Sus aguas son cristalinas y su fondo es rocoso siendo un lugar estupendo para practicar el buceo.

Saliendo de Estellencs en dirección a Banyalbufar y pocos kilómetros antes de llegar a ésta última población, encontramos junto a la carretera el Mirador de Ses Ànimes donde se encuentra la Torre des Verger. La Torre es una construcción de mampostería y argamasa, de forma circular con una cubierta pisable a la que se accede por una pequeña puerta elevada del suelo. Data de finales del siglo XVI y forma parte de la red de torres vigías en la costa de la Serra Tramuntana, desde ella se realizaban señales de humo, y hogueras por la noche, para alertar de la presencia de piratas.
El lugar está impregnado de leyendas sobre almas que no han encontrado la paz y deambulan por allí. Al margen del reclamo turístico que esto pueda tener, la verdad es que las vistas desde aquí son espectaculares.

Continuamos nuestro itinerario hasta que en pocos kilómetros llegamos al pueblo Banyalbufar.

Banyalbufar es otro pequeño pueblo con poco más de 500 habitantes que, al igual que su vecino, está situado en una ladera de la sierra mirando al mar. Lo que más llama la atención son la multitud de campos de cultivo dispuestos en forma de terrazas que rodean la población y que crean un paisaje único y peculiar.
Aunque se han encontrado resto de la cultura pretalaiótica, el origen del Banyalbufar se encuentra en una antigua alquería musulmana denominada Bany al bahar, cuya tradución podría ser “Bañada por el mar” o “Construida junto al mar”.
La economía de Banyalbufar se basaba en la agricultura y la pesca. Eran conocidos los tomates de ramallet y muy apreciado el vino de Malvasia, pero una plaga de pulgón y una cruel sequía acabaron con gran parte de los cultivos dedicados a la elaboración de este vino que hoy en día tratan de recuperar. En la actualidad, como tantas otras poblaciones, Banyalbufar basa su sustento en el turismo aunque se resiste a dejar atrás su origen agrícola.
Paseando por la población podemos visitar la iglesia parroquial donde se conserva un órgano barroco del siglo XVII muy bien conservado.
Como casi todas las poblaciones de Mallorca, Banyalbufar cuenta con una salida al mar en la Cala Banyalbufar. Podemos llegar fácilmente desde la población tomando el Camí des Molí hasta llegar al aparcamiento. A ella accedemos por unas escaleras que bajan a la orilla. Se trata de una playa de cantos rodados y grava rodeada de acantilados, en uno de los lados encontramos un pequeño embarcadero junto a los típicos escars donde los pescadores guardan sus barcas. La particularidad de esta cala es una cascada de agua dulce que, si la sequía lo permite, cae por el acantilado a los pies de la playa.

Acabamos aquí, en este bonito pueblo, nuestro itinerario del día. Realizamos la vuelta a Palma siguiendo la carretera en dirección a Esporles y desde ésta población hasta la capital.

FUENTES:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es importante, escríbelo aquí. Gracias...